Deporte de incógnito

Portada libro1El jueves 2 de junio, en Fundación Telefónica, vio la luz el gran libro del deporte paralímpico de 2016: Superhéroes de incógnito. Una feliz reunión de 15 historias personales y deportivas relacionadas con los Juegos Paralímpicos (entre ellas, la de nuestro presidente) que Almudena Rivera, a través de sus ya muchos años de autoría y coleccionismo de ellas, ha sido capaz de convertir en libro y de no hacer de él un libro cualquiera.
No lo es no sólo por el escenario donde tuvo lugar (el mismo donde se presentó en Madrid la biografía ‘De los pies a la cabeza’ de Javier Hernández), por la extraordinaria nómina de atletas que ahí aparecen y que también acudieron al acto (sólo faltaron Ricardo Ten, Jon Santacana, Abderraman y Pablo Cabello) o por la impactante relación de autoridades que vistieron las filas centrales del evento: Ministro de Cultura, presidente del Comité Olímpico Español, vicepresidente del Comité Paralímpico Español y el vicepresidente de la Fundación Telefónica… Lo es por la vanguardista mirada y el intencionado discurso con el que Almudena Rivera sostiene desde la primera línea del libro hasta su última palabra de la presentación.
Rivera apuesta por poner en valor el deporte y al deportista paralímpico desde la visibilidad y la misma consideración que al resto. Y ahí entendemos, como ‘Asociación De los pies a la cabeza’, que está la clave. Pese a lo encendido y acertado comercialmente del título de la publicación, cometeremos un error si pensamos que la batalla ahí está sólo en la segunda parte del mismo: en dejar de estar de incógnito. Por supuesto esa es una conquista aún pendiente y crucial. Más allá de los reconocimientos pretendidos y, por momentos, encontrados, todavía falta la convicción oficial de que el mayor premio que pueda darse a este movimiento es darle una visibilidad panorámica, absoluta, acercando cada uno de sus deportes a la gente y, con ello, a sus deportistas. Así nos enseñó Londres que debía hacerse en 2012 (emitiendo once horas al día en directo durante cada jornada de competición en un canal de televisión nacional: cannel 4) y apenas se han percibido avances en este sentido en nuestro país en estos cuatro años. “Porque todos, o la inmensa mayoría -comenta siempre nuestro presidente-, preferiríamos ceder la supuesta condición de superhéroes si, con ello, el deporte y los deportistas paralímpicos dejan de estar de incógnito”.
El día que todos nos parezcamos un poco a Almudena Rivera, el deporte paralímpico español dejará de estar de incógnito. Ella es su superhéroe en estos momentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*