• Home
  • /Blog
  • /El Feeding, como principio de responsabilidad

El Feeding, como principio de responsabilidad

Feeding Zaragoza quiso celebrar su quinto aniversario de vida (tercero como Asociación), el pasado sábado 21 de octubre, con una acción donde se repartiesen más de 5.000 raciones, de alimentos que ya no iban a ser vendidos, en la Plaza del Pilar de la capital aragonesa. El desafío resultó un absoluto éxito, incluso se improvisó un feliz epílogo donando un millar de comidas a la entidad social El Refugio, para sostener la filosofía original de no tirar ni un kilo de alimento comestible. #ZgzNoTiraComida

Feeding-Zaragoza-2

La solidaridad es una arista del Feeding, se diría que una extensión inevitable dado la naturaleza altruista de quienes hacen realidad este movimiento; si bien convendría ubicarlo en la responsabilidad social más que en cualquier otro escenario. El principio básico del Feeding pasa por poner coto, y posterior fin, al arbitrario despilfarro de alimentos que nocturnamente se produce en supermercados, restaurantes y hasta domicilios particulares. “Es tan difícil, y sería tan fácil, como que cambiaran las leyes. Con eso valdría y por ello trabajamos en el día a día, y en acciones que den visibilidad al objetivo, desde hace cinco años. No puede ser, por una cuestión de humanidad, que entre 800 y 1.000 millones de personas pasen hambre en un planeta donde se tiran toneladas de alimentos en buen estado cada 24 horas, por el mero hecho de que sobran o por un desperfecto inapreciable en el envase -radiografía Raúl Blas, vicepresidente de Feeding Zaragoza-. En Italia y Francia se ha hecho. Todos los establecimientos, por ley, son sancionados en caso de tirar alimentos no estropeados o no caducados y, por el otro lado, se acogen a una serie de beneficios fiscales quienes sostienen esta práctica ya inaplazable. Mientras, en Estados Unidos está prohibida la fecha de consumo preferente, sólo se permite la fecha de caducidad, porque la de consumo preferente es aleatoria, falsa al fin, y promueve el consumismo y el desperdicio de alimentos en perfecto estado. Como en casi todo, depende de tres ingredientes fundamentales: información, sensibilidad y voluntad”.

Raúl Blas cocinó el reto en su cabeza desde hace unos meses y el resultado mezcló júbilo y esperanza: “Queríamos celebrar nuestros cinco años de vida con un impacto y creo que lo hemos conseguido. Sólo se registraban diez Feeding 5.000 en todo el mundo previamente: éste ha sido el undécimo. Más que con la cantidad en sí, me quedo con la respuesta de la gente. Y, sobre todo, de los voluntarios. Llegamos a los 300 y tuvimos que cerrar el correo electrónico destinado a ello porque la demanda de personas que querían colaborar era desbordante. Muchos eran jóvenes, desacreditando la imagen social de falta de compromiso que tenemos sobre la juventud actual. Hay con qué y hay con quiénes, llevamos a cabo muchas sesiones de concienciación en colegios… Pero necesitamos ser más. Se nos puede contactar en la cuenta de Facebook Feeding Zaragoza y en el correo electrónico feedingzgz@gmail.com. Seguramente por ahí pasa el futuro. No el nuestro en sí mismo, sino el de una sociedad responsable y sostenible”.

Feeding-Zaragoza-3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*