México sigue en pie

El reciente y terrible seísmo del pasado 19 de septiembre alcanzó los 7,1 grados de intensidad y afectó a los estados de Morelos, Puebla, México, Ciudad de México, Guerrero y Oxaca.

Estas semanas hemos interrogado con avidez las noticias. Y en medio de la insondable desgracia hemos encontrado muestras de la réplica de otro tipo de terremoto, aún más grande si cabe: el terremoto de humanidad de los ciudadanos, el terremoto de la solidaridad, el apoyo, el trabajo en común, las ideas y el emprendimiento para levantarse frente a la tragedia.

Algunas de esas formidables iniciativas muestran la estatura gigante que el ser humano alcanza en situaciones así. Todas merecen nuestro máximo apoyo y difusión y declaran que México sigue en pie. Vaya si sigue.

Ese es el espíritu del vídeo que el viajero y youtuber Alanxelmundo dedicó a la Ciudad de México: recorriendo los lugares más emblemáticos del centro histórico de la capital, hizo un llamamiento a que nadie deje de visitar el país y disfrutar de sus hermosuras: el Hospital de Jesús, fundado por Hernán Cortés a su llegada a México y donde yace enterrado; por supuesto la Catedral, la portentosa explanada del Zócalo o el Templo Mayor… Los beneficios obtenidos por la comercialización del vídeo fueron dedicados a asociaciones mexicanas por la recuperación.

Decenas de edificios se desplomaron a causa del terremoto, hubo cerca de 40 réplicas y el volcán Popocatéptl, en Puebla, entró en erupción tras el temblor. Por eso se puso en marcha la iniciativa Mi casa es tu casa (http://micasaestucasamexico.com/): una página web que registra y pone en contacto a anfitriones que desean dar techo de forma gratuita a los afectados, y aquellas personas o familias que lo necesiten. Así, sobre un modelo similar al de conocidas webs de alquiler turístico, se puede conseguir un hogar temporal para las personas afectadas por el terremoto.

La reconstrucción de edificios tiene un aliado en el reciclaje. Lo demuestra el operativo de recogida de botellas de PET lanzado por alumnos de la Universidad Iberoamericana. Con esos materiales, y bajo la dirección de arquitectos especialistas, se podrán reconstruir edificios, muros y cimentaciones en Morelos, Chiapas y Oaxaca.

Internet sirvió también para levantar la plataforma online Verificado19s (http://www.verificado19s.org/). A través de ella, un grupo de más de 300 activistas, periodistas y programadores -todos voluntarios- desarrollaron un mapa y una base de datos en colaboración con organizaciones civiles e instituciones gubernamentales. Verificado19s se convirtió pronto en la plataforma más fiable y visitada con datos sobre el terremoto. En ella se aúnan datos, reportes, situación de edificios, necesidades en centros de acopio, etc., lo que dio más eficacia al esfuerzo de todos y ayudó a salvar vidas.

En una crisis como la que provoca un seísmo, la transmisión de información es capital en las labores de asistencia y rescate. También la atención psicológica a los ciudadanos. Y ahí la solidaridad encontró ejemplos como el del instituto CreeSer, que ofreció terapias gratuitas para los damnificados.

Pese a la distancia, el suceso y estas demostraciones de entereza nos han tocado de cerca. Y no solo por la obligada sensibilidad con las víctimas. También porque De los Pies a la Cabeza abrió en mayo un puente de trabajo, colaboración y amistad con el país y ya trabajamos para regresar en los próximos meses y seguir abriendo vías de encuentro con nuestro pueblo hermano.

Y volver, volver, volver… a México. Ahora, más que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*