• Home
  • /Blog
  • /¿Por qué De los pies a la cabeza?

¿Por qué De los pies a la cabeza?

De los pies a la cabeza, ahora Asociación, antes sólo conferencia, y siempre un estilo de vida. El nombre no es casual, como nunca debería serlo ninguno. Aquí alude a un viaje que representa nuestra misma esencia: aquél que va de los pies de uno a la cabeza de todos. De lo concreto a lo abstracto, de lo evidente a lo necesario… y aún pendiente. Un viaje que puede durar menos de una hora o toda la vida si optamos por acompañarnos durante todo el futuro que nos quede. Porque el futuro es eterno y el camino, infinito. De hecho, el camino no lleva a la meta porque la meta es el camino.
Los pies son los de Javier Hernández Aguirán, nuestro alfa que no omega, ideólogo y presidente fundador; nacido sin brazos en Zaragoza (España) en 1979 y cuya hoja de vida se encuentra en www.delospiesalacabeza.org/quienes-somos/. Más que de sus pies, el kilómetro 0 del mensaje sería la habilidad que ha desarrollado con ellos, pero no de un modo exhibicionista y vacío, sino como inevitables apuntes de física para poder adentrarnos en una clase de filosofía personal. Personal de cada uno de los asistentes, porque aquí el centro de la escena es siempre el receptor de la reflexión, quien se identifica con ella, la incorpora a su vida y se pone ante su propio espejo para ser cada vez una persona mejor, más feliz.
Sirva esta serie de editoriales semanales como Asociación, que hoy estrenamos, para presentarnos oficialmente. Tras este texto introductorio, los siguientes le pondrán la lupa a varias de las reflexiones que proyectamos en un modelo de conferencia que podría centrarse en lo poco que nos diferencia, más allá de las circunstancias que todos tengamos, que todos tenemos, pero que pretende subrayar lo mucho que nos une. Y lo consigue combinando siempre, como Asociación, filosofía con acción y viceversa. Nunca irán por separado porque se necesitan: sin la otra, una no aterriza y la otra no despega.
Dijo Calderón que la vida es sueño. Nosotros, sin sueño aún y con muchos sueños todavía, insistimos en que es viaje. Un viaje que se desarrolla con el tiempo y no tanto en el espacio. Es decir, acompañe o no el cuerpo, la prioridad de embarque es para mente y alma. Si logramos que lo hagan, la vida sí habrá sido todo un sueño.
De los pies a la cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*