• Home
  • /Blog
  • /Rais libera (y empodera) de una cárcel llamada calle

Rais libera (y empodera) de una cárcel llamada calle

Ninguna sociedad debería permitir que un ser humano durmiese en la calle. La calle está para vivirla, no para dormir ni estar encerrados en ella. Porque la calle también puede ser una cárcel, sin muros ni barrotes, pero de un aislamiento absoluto para quien queda atrapado en ella. Se calcula que hasta 30.000 personas duermen en la calle en España. Un dato que lleva al escalofrío y obliga a una reflexión activa: no basta con ser conscientes y pensar en ello, hay que actuar y buscar soluciones entre todos porque entre todos estamos haciendo posible en España esta inhumana realidad.
En Rais trabajan desde 1998 para acabar con el ‘sinhogarismo’ y lo hacen desde la visión de cambiarle la mirada a la sociedad, para que los miles de casos existentes no sean invisibles y exista un compromiso colectivo que permita sanar esta lacra: no es justo aspirar a tener cada vez más si hay una sola persona que ni siquiera tiene un techo donde cobijarse. No es una cuestión de méritos acumulados, no nos masajeemos el alma propia tan rápido: nadie merece dormir en la calle y nadie, ni siquiera quien se crea en una vida en las antípodas de esta realidad, será nunca ajeno a que le termine afectando en primera persona si este drama social persiste.
Rais no sólo actúa en el presente de cada beneficiario. No consiste sólo en sacar una o más noches de la calle a una persona. Por supuesto es lo más urgente, pero sí sus coordenadas no cambian, nada lo hará. El siguiente paso es empoderarlo, recuperar su sentido vital, que se considere el activo que representa y lograr que encuentre un empleo, porque quien accede a ese circuito recibe la mejor vacuna posible contra el ‘sinhogarismo’.
Todos debemos comprometernos con la vida de todos y cada uno ha de hacerlo con la suya. Es un compromiso en un doble nivel, exactamente lo que propone nuestra conferencia ‘De los pies a la cabeza’, que la tarde del 29 de noviembre, jueves, vivió ante medio centenar de personas relacionadas con Rais, su duodécima acción social, enmarcada en el ciclo ‘HashtagQUI’ contra las etiquetas que nos envuelven y reducen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*