Tres centrales, cuatro puntos

Desde que el director deportivo Lalo Arantegui, mucho más intervencionista en lo que le debería trascender -cómo ha de jugar el primer equipo- y algo menos preciso en su principal cometido -el diseño de la plantilla- de lo que fue la temporada pasada, permitió públicamente a Alcaraz ser Lucas y plantear el sistema que considerara, el actual Real Zaragoza de los tres centrales suma cuatro puntos en dos partidos y respira -con el pulso agitado, pero respira- fuera de las posiciones de descenso a Segunda División B. Tres centrales en dos partidos y cuatro puntos de seis posibles. Sólo en las cuatro primeras jornadas se supo cabalgar en un ritmo así de saludable. Los datos son absolutos, como lo son sus matices y paradojas.

Se diría que el cambio de sistema, suplicado mes y medio hasta la afonía y la abrasión en la piel de las rodillas, ha permitido fortificarse atrás, y desde ese progreso, convertirse en un conjunto que suma puntos por aspereza. Nada que ver. El Zaragoza de los tres centrales sigue siendo igual de condescendiente atrás e insiste, en un empeño ridículo, en obviar a su mejor central. No hay una sola razón deportiva para que un equipo que se ordena con tres defensas centrales, y conserva sólo tres disponibles en plantilla, prefiera reconvertir a dos laterales si es necesario -Nieto y Delmás- antes que jugar con el mejor de los tres. Porque Álex Muñoz es, por conceptos defensivos y por su prestancia en la salida del balón, por ambas cosas, muy superior -nótese el ‘muy’- a los titulares Verdasca y a Perone. Lo ve todo el zaragocismo y lo ve hasta el periodismo de oídos más permeables. Haría bien el club en compartir que se trata de una medida extradeportiva…

CONTINUAR LEYENDO EN ALACONTRA

Cadena Ser

Cadena Ser

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*