La burbuja infinita de Martina

La onda expansiva de la pequeña Martina llega a los lugares más insospechados y acerca a su lugar en el mundo a quienes su historia alcanza. Nacida en Vilafranca del Penedés el verano de 2014, una enfermedad congénita rara (Cblc), que ataca al desarrollo psicomotriz y a la vista y apenas afecta a una persona de cada 67.000, se le diagnosticó tarde y esa fatal impuntualidad agravó su punto de partida impidiendo que, a día de hoy, sea capaz de hablar.

Una cosa es hablar y otra comunicarse. Martina lo hace con su mirada, con su gestualidad y con el altavoz decidido de sus padres, Toni y María, quienes combinan numerosas actividades e iniciativas con un blog llamado La bombolla de la Martina (la burbuja de Martina). Desde muy pronto, sólo por detrás de su labor diaria y privada de rehabilitación y estimulación, entendieron que abrir una ventana a la realidad de su hija iba a ser un beneficio para todos. Sólo dándonos visibilidad, nos conoceremos de verdad. Y sólo conociéndonos, sabremos quiénes somos realmente, más allá del aspecto o de las circunstancias de cada uno.

En este contexto, Toni y María contactaron hace un par de meses con delospiesalacabeza.org para compartir nuestro mensaje de convivencia y motivación con todos sus vecinos de la localidad barcelonesa que quisieran asistir al acto. Se celebró en el muy cívico y moderno Vinseum del casco urbano, ante más de medio centenar de personas y contó con una tertulia final, moderada por el periodista Aleix Santacana y a la que se incorporó -dando brillo con sus dos medallas de plata en Tokio- el nadador paralímpico local Toni Ponce. Esta acción, organizada gracias a la implicación del Consell Esportiu de L’Alt Penedés, se enmarca en nuestro Ciclo Social ‘Hashtag…qui’ y estrena su nueva andadura tras un año y medio de parón forzoso por la pandemia del Covid-19.

 

 

 

 

0
Comments

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    © 2021 De los pies a la cabeza